martes, 5 de junio de 2007

Quien quiera entender …. Que entienda.

Como puede ser que el desgraciado haya podido poner en palabras lo que yo siento. Esto que no le deseo ni a mi peor enemigo. Hizo una premonición de mi dolor con décadas de antelación. O tal vez son tan comunes nuestros dolores en general como humanidad. Mal de muchos consuelo de tontos? Las pelotas. Reitero no se lo deseo ni a mi peor enemigo, a ese le deseo una vida corta y miserable, pero no esto. Y como puede ser que él lo haya expresado mejor que yo sin que a mí se me ocurriera una oración para describirlo. Ma si Carriego andate a la mismísima mierda vos tu dolor y tu virtud. Si pudiera te resucitaría solo para volverte a matar.

“ Y cuando no estén,¿ Durante
Cuanto tiempo aún se oirá
su voz querida en la casa
desierta?

¿Cómo serán
en el recuerdo las caras
que ya no veremos más?”

8 comentarios:

El Angel Gris dijo...

Llená el tanque de auto y dame bola, que Carriego te va a parecer Landrisina.

Ginger dijo...

Se cura con una buena dosis de alcohol. Nada mejor que escribir en curda.

Torombolo dijo...

Angel cada vez estamos mas cerca falta que llegue jefecito y lo convenza.
Ginger Lo he intentado y lo unico que logre fue quemar la PC cuando se me cayo el vino encima de la maquina termine llorando sobre el vino derramado

PatoMusa dijo...

Te acompañp en el sentimiento, Torombolo, pero Carriego es cosa del pasado, ahora existen fotos digitales y videos, por lo tanto los recuerdos son más vívidos que nunca.

Besotes!

Beya dijo...

Buenas... ¡Felicitaciones por su blog!
Le dejo un saludito.

Torombolo dijo...

Patito; Ahora que se que este invierno te tenemos por Mendoza te vas a dar cuenta que era lo que me pasaba por el coco en Febrero ( el post lo escribi por esa epoca)
Beya muchas gracias por la visita

Rabino dijo...

Ay, Piconne, Piconne...

No sé que estarán tramando con Huguito, pero vos dale bola, que se las sabe lunga.

Y siempre estará mi hermana esperando, como segunda opción, para apapucharte.

elerlich dijo...

Torombolo, te me ponés sentimental vos, y lo único que queda es que el Angel se ponga una pollera hawaiana, para que a mí se me caigan los dos últimos baluartes que le quedan a occidente.

¡A ver si me cambian la marca del whisky en el décimo, por favor!